Tienda en línea: el momento es hoy

Llegó el momento de migrar la tienda física de tu negocio y abrir una tienda en línea

Ya lo he dicho y aprovecho esta ocasión para repetirlo: aunque la gente dejó de salir a las calles y muchas actividades se detuvieron, el dinero se sigue moviendo. Las operaciones de compra-venta van en aumento, sobre todo, en internet. Teniendo esto en mente, ¿qué esperas para abrir tu tienda en línea?

No voy a mentirles, la labor es titánica y estoy segura de que requiere el mismo esfuerzo que abrir un local comercial convencional. Si tu intención es hacerlo, pero no tienes idea de qué hacer para lograrlo, trataré de resumir la estrategia inicial en seis sencillos pasos.

Consejos para tener una tienda en línea.

1. Inventario de productos existentes. Destina el tiempo necesario para hacer una lista de todos los productos que tienes disponibles. Por ejemplo, si te dedicas a comercializar zapatos, entonces enlista (a mano o en Excel, como prefieras) cuántos modelos tienes, de qué color y de qué tamaño; cuántos son deportivos, cuántos son para hombres y cuántos para mujeres, etcétera. Es decir, debes tener muy claro qué puedes vender de inmediato.

Cuando lo sepas, entonces podrás establecer categorías y subcategorías que te permitirán generar el menú de tu tienda.

2. Descripción de la mercancía. Igual que en el paso anterior, en esta etapa debes hacer una lista; esta debe incluir las características de cada producto. Debes ir uno por uno y te recomiendo no asumir ni dar por hecho nada; el objetivo final es que la gente que visite tu página se atienda sola, es decir que no necesite asesoría ni le surjan dudas. Tu sitio web debe anticiparlas y responderlas.

3. Catalogo fotográfico. A medida que va avanzando, el proceso se hace más complejo. Sin embargo, podemos echar mano de las herramientas disponibles y hacernos la vida lo más sencilla posible; digo esto porque cada producto, además de su descripción por escrito debe ir acompañada de una fotografía que muestre cómo son los objetos que tienes en venta.

No tienes que ser un fotógrafo profesional para hacerlo… Usa tu celular y tu ingenio: te sugiero usar el mismo fondo en todas las fotos, el mismo encuadre y el mismo filtro (si fuera el caso); hazlo con calma, un producto a la vez.

4. Plataforma de cobro. Por fortuna, cada vez son más las pasarelas de pago que te permiten concretar la compra de manera sencilla y, sobre todo, segura. Utiliza la que mejor se adapte a tus necesidades; te sugiero buscar reseñas, pedir recomendaciones y hacer pruebas. Entre las más comunes y confiables se encuentran:

Openpay.
Conekta.
Mercado Pago.
Stripe.

Cada una de estas plataformas te permite recibir pagos en línea, ya sea con efectivo, tarjeta o transferencia bancaria.

5. Envío a domicilio. Te ayudará a lograr la fidelidad de nuevos clientes, ya que cubrirás sus necesidades de principio a fin. Incluso, podrías ofrecer el envío a domicilio gratis como una especie de promoción.

Al hacerlo estarás creando una reputación positiva que te permitirá atraer más compradores. Si te interesa el tema, lee mi blog que habla al respecto dando click aquí.

6. Diseño de tu tienda en línea. Ya llegaste hasta aquí y has avanzado muchísimo. Llegó la hora de diseñar un sitio web atractivo, amigable y de fácil navegación; este debe cargarse rápido y debe estar disponible tanto para computadoras de escritorio como para dispositivos móviles. Nunca sabes por dónde llegará tu próximo cliente.

Pide ayuda, se vale.

Si estás decidido a empezar esta transición has tomado la mejor de las decisiones. No estás solo, y no tienes por qué estarlo; acércate a las agencias profesionales que pueden guiarte en el camino y conducirte al éxito en esta nueva etapa.

Tienes mucho que ganar; te servirá saber —por ejemplo— que tres de cada 10 compradores han optado por nuevas marcas. ¿Te gustaría ser una de ellas? ¡Esta es tu oportunidad!

Para finalizar, los invito a escuchar mi podcast sobre este interesante tema de una tienda en línea, sólo tienes que dar click aquí.

Deja una respuesta